Citas


"Una fotografia no se toma, se hace."
Ansel Adams

jueves, 8 de septiembre de 2011

Monasterio de Santa María de Monfero


Los monasterios se caracterizan por estar situados en entornos de gran belleza y de una perfecta armonía. El monasterio de Monfero es uno de ellos. Cuando nos acerquemos a este, pronto nos daremos cuenta de la majestuosidad y de la belleza que emite este singular cenobio. Debemos imaginárnoslo hace 500 años y pensar que antaño esto eran todos bosques autóctonos y de gran espesura. Hoy se nota en los alrededores la mano del hombre y nos daremos cuenta de los cambios que ha sufrido.
Podremos dejar el vehículo en el parking que hay habilitado justo al lado de un cruceiro. Delante de este se sitúa una portada por la cual se vislumbra lo que se esconde detrás. Una magnífica iglesia barroca y los restos de lo que en su día fue un importantísimo monasterio de orígenes románicos. Vale la pena dar una vuelta alrededor del monasterio y ver las balconadas y muros de una época esplendorosa. Así mismo veremos hasta donde llegaban los límites de la finca del cenobio. Podremos ver la fuente que surtía de agua a los monjes y el viejo palomar que encontraremos en casi todos los monasterios gallegos. Aunque hoy en día está siendo restaurado muy lentamente, da pena ver el estado de sus instalaciones.
Se cuenta que el monasterio de Santa María de Monfero fue fundado, al igual que el cercano Monasterio de San Xoan de Caaveiro, por San Rosendo en el siglo X, aunque fue destruido por las invasiones normandas. Otra teoría nos cuenta que surgió por la unión de dos ermitas, la de Nuestra Señora de la Cela y la de San Marcos. El nombre castellano Alfonso Bermúdez ordenó la reconstrucción en 1114 de la ermita de San Marcos para poder esconder a sus hermanos Suerio y Froila, que habían apuñalado al mayordomo de Doña Urraca. Luego el rey Alfonso VII mandó convertir la ermita en monasterio. Sin embargo las primeras documentaciones escritas datan del año 1135 y pocos años después se incorpora a la orden del Cister (1141 o según otros historiadores fue en 1201) Es en el siglo XIII cuando se lanzan a la fama los códices y el arte de sus escribanos. A partir de este momento el monasterio empieza a crecer gracias a las donaciones recibidas. Es aquí cuando comienza la historia de enfrentamientos y asesinatos, como la muerte se su abab en un camino próximo en el siglo XV o el asesinato de dos clérigos a la puerta del monasterio. A partir del año 1506 pasa a la Congregación de Castilla.
A partir de aquí comienza la decadencia del cenobio al igual que el de casi todos los monasterios gallegos, debido a la presión de los nuevos señores feudales que acaparaban todo el poder y la riqueza de las comarcas. La desamortización de Mendizábal acabó por terminar el poco poder con el que contaba el monasterio. En el año 1835 se abandona definitivamente. El monasterio fue creado a partir de los fundamentos románicos de su época, pero en el siglo XVII (1622-1656) se derriba la antigua iglesia y se construye la actual, en estilo barroco que combina la piedra con pizarra y que nos muestra un aspecto característico ajedrezado. Comenzó la obra el escultor Simón Monasterio pero no pudo concluirla ya que murió dos años después.
En la iglesia destacan las cuatro enormes columnas y las dos pilastras con capiteles corintios. Aunque sólo existe una torre, se cree que el proyecto original contaba con dos. La iglesia es de planta de cruz latina de una sola nave de 65 m de largo y 12,5 de ancho. Está cubierta con bóveda de cañón de medio punto. En uno de los brazos se encuentra un hermoso retablo barroco de piedra del siglo XVII en el que se representa la Virgen de Cela, divinidad a la cual se le atribuye infinidad de milagros e incluso una aparición en un lugar cercano donde brotó una fuente. La sacristía fue construida en 1716. De mencionar es el sepulcro gótico del siglo XV donde está enterrado Nuño Freire de Andrade, el Malo. Otro es el de su hijo, el señor de Pontedeume, Pedro Fernández de Andrade. Destaca también en el interior un tambor octogonal que cubre el crucero y la bóveda de casetones que cubre la girola rodeando el altar mayor. La cúpula también es digna de mención.
El monasterio está formado por tres claustros, el de la Hospedería, de estilo renacentista y levantado sobre el original románico, el reglar iniciado por Juan de Herrera en 1773, arquitecto del el Escorial y el oriental del que poco se sabe pues fue paralizado por las intermitentes guerras que asolaban el país. En el reglar se conserva una bonita fuente barroca. A partir del siglo XIX el monasterio fue pasto de saqueos y robos que acabaron con la riqueza artística. Cinco rayos cayeron durante los siglos XVII-XIX que destrozaron parte de los muros y dependencias monacales.
En el año 1941 fue declarado Monumento Histórico Artístico. En el año 2003 el monasterio fue cedido por el arzobispado al Xunta de Galicia por cincuenta años prorrogables.
En la actualidad existen planes para ser convertido en un complejo hotelero, que lo único que conseguirá es que el lugar quede sólo para el disfrute de unos pocos privilegiados.



Tomada el 5 de Septiembre del 2011

Publicada en Flickr el 7 de Septiembre del 2011

http://www.flickr.com/photos/62360585@N02/6123776208/in/photostream/

Datos Exif

Cámara Canon EOS 1000D
Exposición    0,004 sec (1/250)
Apertura f/9.0
Lente 18 mm
ISO 200